viernes, 15 de junio de 2018

FRIGILIANA, uno de los pueblos más bonitos de España...



Uno de los pueblos más bonitos de España, y del Mundo; que sí, del mundo, ya verás como sí.
Situado en la comarca de la Axarquía y a los pies del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, Frigiliana ya fue hace unos años considerado como el pueblo más bonito de España.
Y desde 2016 se ha integrado en la Federación Internacional de los Pueblos Más Bonitos del Mundo, por su belleza, tradiciones, cultura, y por ese cuidado que los habitantes ponen en proteger y cuidar su patrimonio. ¿lo ves como sí? ¡Ya te lo decía yo!
A tan sólo 6 km de Nerja, y a 56 km. de Málaga capital, encontramos el típico pueblo de casitas blancas, que conserva sus raíces musulmanas. 
El origen del nombre no es muy claro, hay distintas versiones. Aún hoy es un misterio.
Términos como "Fixa-Iu-lia", "Firmum Iuliana", "friseniues", "Frexinius", siendo la versión más reciente, la de Purificación Ruiz García, que sugiere, en el año 2000, que el nombre proviene del término Brig Ayna, que en árabe significa "fuente o caño alegre", del que derivaría Brigyniana, esto por los grandes caños de agua que caían desde el castillo.
Su situación geográfica, hacen de Frigiliana un lugar donde los inviernos son suaves, y los veranos calurosos, con pocas precipitaciones, y casi más de 300 días de sol al año. ¡Así está todo tan bonito, y las plantas y flores lucen tan bellas!
¿Cómo es Frigiliana?
Callejón del Tejedor, calle muy empinada
de la parte nueva
Frigiliana es un pueblo encantador, de calles empedradas, estrechas y empinadas, con casas encaladas cuyas fachadas están repletas de macetas con flores de todos los colores. Macetas, botijos, cántaros y cualquier recipiente para albergar las plantas, flores y pequeños árboles. 
Casas que se encaraman unas sobre otras, escaleras arriba y abajo, pasadizos que llevan a otras esquinas, formando una estructura a la que muchos han calificado como el conjunto arquitectónico popular de origen árabe más puro de la provincia de Málaga. 
El paseo por sus calles transmite paz y armonía, y se convierte en un auténtico placer, descubriendo a cada instante detalles en casas, barandillas y azulejos. Un paseo en el que se recrea la vida de un pasado muy remoto.
Extrañamente, salvo algún problema de movilidad, no te resultará duro el ascenso por sus calles y escaleras, porque cada calle nueva, recoveco o plaza, esconde una sorprendente belleza que te cautivará.
Algunas de sus puertas y ventanas están pintadas en azul o verde, que con el blanco de sus  paredes, hacen un precioso contraste que nos recuerda al mediterráneo, todo esto reforzado por la luz que los baña.
 



Sus habitantes cuidan que este pueblo siga siendo uno de los más bonitos, sus calles están limpias, y a pesar de los numerosos visitantes, es un pueblo tranquilo. 
Qué visitar en Frigiliana:
Barrio Mudéjar: Lo que no podemos perder, es la visita al Casco histórico y dentro de él, su barrio Mudéjar.
Ha sido Declarado como Conjunto Histórico Artístico, y es el verdadero símbolo representativo de Frigiliana.

Doce paneles cerámicos van narrando la vida morisca de estas tierras y la sublevación de los moriscos y las últimas batallas ( la batalla del Peñón de Frigiliana) que se lucharon en la zona.
Realizados por una artista local, Pilar García Millán, recrean la forma de vida de su gente, la revuelta de 1568,  donde los moriscos granadinos se levantaron en pie de armas en un desesperado intento de acabar con la insostenible situación que habían venido soportando desde hacía tres cuartos de siglo: La Tierra, La gente, La identidad, El éxodo... y así hasta 12, que están expuestas desde final de calle Real hasta casi la calle de las Ánimas. 













Plano de situación de los paneles cerámicos, numerados. 
Callejón del Señor


El urbanismo andalusí se hace notar en los adarves, pasillos que dan acceso a las casas que no tienen entrada directa desde las calles o necesitan una segunda puerta de entrada. Esto era muy característico en este tipo de ciudades musulmanas.
Se conservan algunos como los de calle Zacatín, el del Túnel, del Señor, de la Huerta, de la Amargura, del Peñón, del Batanero, del Torreón, del Cura Soto, del Corralón y del Inquisidor.
Adarve de Frigiliana












Casa del Apero
La Casa del Apero se construyó a principios del siglo XVII,  casi al mismo tiempo que la Iglesia y el Ingenio; y su función era la de servir de edificio de servicios para las actividades económicas de aquella época. Se utilizó como almacén de instrumentos de labranza y productos agrícolas, así como para dar cobijo a los animales de trabajo, y viviendas para los trabajadores temporales o personal de los condes.
En la actualidad alberga la oficina de Turismo, la Biblioteca, y el Museo Arqueológico de Frigiliana, único museo Arqueológico de la Axarquía. También cuenta con una sala de Arte Contemporáneo y sala de exposiciones temporales.






Iglesia de San Antonio de Padua
Símbolo de la conquista de la alquería por los cristianos, la actual iglesia se edificó, supuestamente, sobre una antigua mezquita. Las obras dan comienzo en 1676 y es de estilo renacentista casi en su totalidad.
En la fachada se remarcan algunos elementos arquitectónicos clave, las pilastras de estilo dórico, sobre las que se enmarca el escudo del Obispo de Málaga, Fray Alonso de Santo Tomás. Se completa con una torre de campanario de dos cuerpos, rematada por una espadaña transformada en marco para el reloj del templo. A simple vista se pueden ver los ladrillos sin enfoscar que en su día definían el color tierra de la fachada.
El interior presenta una planta de cruz latina con un coro en alto. La cubierta central está resuelta a la usanza de la arquitectura mudéjar. Iglesia de tres naves separadas por arcos de medio punto elevados sobre pilastras.
Palacio de los Condes de Frigiliana (El Ingenio)
Es un edificio de finales del siglo XVI, y en su día fue casa solariega de la familia Manrique de Lara, señores de Frigiliana desde 1508, y ahora es uno de los lugares de mayor valor histórico y artístico de Frigiliana que popularmente se le conoce como "El Ingenio".
Actualmente es sede de la fábrica de miel de caña Nuestra Sra. del Carmen, única en Europa y conocida mundialmente por su excelente Calidad  Selecta.
El edificio es de estilo renacentista, y destacan en su fachada las entradas con sillares procedentes, junto con otros materiales, del destruido castillo árabe. Llama la atención de la misma, a través de pinturas y esgrafiados con motivos geométricos, donde se diferencia rombos y rectángulos en tonos tierra y azul. En estos momentos no está abierta al público, sólo un día al año, que abre sus puertas, y coincide con el DÍA DE LA MIEL DE CAÑA, donde una de las actividades programadas, es la visita guiada a la fábrica.
 La (no) miel de caña se elabora a partir de un jugo lleno de nutrientes que se obtiene de la caña de azúcar, y posee unas propiedades y beneficios para la salud muy reseñables.
La Fuente Vieja.
Construida en el siglo XVII por D. Íñigo Manrique de Lara, Quinto Señor de Frigiliana y I conde de la Villa en el año 1.640. En ella figura su escudo de armas.
La Fuente Vieja se concibió para abastecimiento de la población y abrevadero del ganado.
Los Reales Pósitos:


Es un antiguo silo que se construyó en 1767 por los Condes de Frigiliana, y su función era la de almacenar todo el cereal que producían sus tierras, y vender y repartir el excedente de grano de los buenos años de cosecha, para los malos tiempos. Actualmente es un espacio privado ocupado por viviendas y comercios, aunque conserva su antigua estructura en las arcadas de ladrillo de su alzado y sus sótanos.
Ermita del Ecce Homo: También conocida como Ermita del Santo Cristo. El miércoles santo se procesiona desde esta ermita hasta la Iglesia de San Antonio, la talla del Ecce Homo, una pieza en madera policromada de estilo neobarroco realizada en la segunda mitad del siglo XX.
Se construyó en el siglo XVIII, de una sola nave con un pequeño altar donde se ubica la imagen dentro de una hornacina, y rodeada de un pequeño retablo.

Bien puedes  hacer la visita, empezando por la Casa del Apero. Se encuentra a la derecha de la Plaza del Ingenio, al final de la cuesta del mismo nombre.En ella puedes visitar la Biblioteca municipal, el Museo Arqueológico, exposiciones y la Oficina de Turismo.

Deshaciendo nuestros pasos, te puedes acercar al "Ingenio", aunque no puedes visitarlo por dentro (excepto el Día de la Miel de Caña, que se abre al público, y suele ser a final del mes de abril), y subiendo a la derecha, hay un balcón lateral desde el que puedes admirar unas bonitas vistas.

A la derecha tienes la Calle Real (donde empiezan las cerámicas de la historia del pueblo) y donde entras en el casco antiguo. Antes de entrar en él, te encuentras con "Los REales Pósitos")
El Zacatín
Por Calle REal, a la izquierda, se llega a la "plazuela" o "Plazileta" donde está el Ayuntamiento y en ella puedes ver uno de los rincones más bonitos del pueblo, el Torreón, donde se pueden admirar algunas vasijas antiguas con un grabado que representa a las tres grandes culturas que albergó el pueblo: árabe, sefardí y cristiana. Y más a la derecha, el Zacatín, la calle más pintoresca de Frigiliana, empinada y engalanada de plantas y flores.

Y saliendo de la Iglesia, mirando de frente, si tomas a la izquierda pasas por el Callejón de la Iglesia, y ves la Calle El Garral, después unas calles estrechas con escaleras empinadas y engalanadas con flores y plantas, y a la izquierda el callejón del Inquisidor donde se encuentra la Fuente de las Tres Culturas.
paseando por las calles de Frigiliana, también es de destacar la Calle Churrera, donde encontré un hospedaje para gatos. Curioso que todos estaban allí descansando, el día que yo visité Frigiliana.


Seguimos el paseo, y vemos muchas tiendas de artesanía, que ofrecen a quienes visitamos Frigiliana, vino, miel y dulces; collares, pulseras, vestidos, pañuelos, bolsos... cervecerías, locales para cócteles..., todo engalanado con la misma filosofía que el resto de las calles, que sea agradable, que no rompa el entorno, que estén bien cuidadas.





 Jardín Botánico Santa Fiora:
Se inauguró en 2009, y surgió por la idea de reunir una selección amplia de la flora autóctona de Frigiliana; de las plantas que han sido útiles para quienes habitaron  en este  pueblo en los últimos siglos, para alimentación, para usos curativos, pero también para la fabricación del calzado, cestrería, industria de la seda, perfumes (esparto, caña de azúcar, olivos, palmitos, tomillo, romero, orégano, etc.).



















Experiencia personal:
No veía el momento de despedirme de este bonito pueblo. Yo ya lo conocía, porque hace años que lo visité con nuestro profesor de literatura del Instituto, que era de allí. Fue una excursión muy divertida, donde hubo visita a cueva, y comida en una explanada con césped, y vino de Frigiliana, de ese que entra muy bien, fresquito, pero te achispas muy pronto. Vino de la tierra.
Pero son demasiadas imágenes y personas desde entonces, demasiadas situaciones distintas y en ambiente distintos, y la memoria, mi memoria, tiene su disco duro ya muy lleno.
Luego visité este pueblo con amigos y familia, pero ya sabes, que si los niños se cansan de andar, se aburren, que hay que comer, que yo por esa calle no subo que tiene muchas escaleras...
¡Total! que yo sabía que era un pueblo a donde tenía que volver, porque me faltaban muchos datos de él, ahora que los visito con los "ojos del conocimiento para informar a posteriori".
Es más bonito de lo que recordaba, o quizá ahora valore y preste más atención a todo lo que me rodea: el aire, el cielo, los olores de las calles, el silencio de sus calles, los aromas a comida que sale de las puertas y ventanas, el blanco de las casas que brilla cuando le da la luz del sol...
Ese rincón que invita a leer, a despejar la mente, a olvidar todo lo que ocurre en tu vida.
Frigiliana es para perderse por sus calles, para saborear cada rincón, y para llenarse de sensaciones de un pasado.
Más fotos de Frigiliana:












Curiosidades:
Al llegar a Frigiliana, sorprende un quiosco (en algunas de sus calles te encuentras hornacinas en la  pared con dos o tres más) donde se representa un teatro mecánico. A través de un cristal, hay unas marionetas mecánicas donde se cuenta la historia del pueblo a través de dos personajes, o vecinas, en torno a una mesa, y en la otra parte la historia del pasado árabe por "el moro y el loro".
Yo creía que era un quiosco para vender entradas de algún monumento, o para pedir información turística. Pero me hizo gracia este recibimiento, justo al bajarme del autobús.
TEATRO MECÁNICO EL MORO Y EL LORO

HARÉM

Población: 3.066 habitantes en 2017
Gentilicio: Frigilianense o "aguanoso".
Cómo ir a Frigiliana desde Málaga:

Fiestas populares


Festival tres culturas.
  • Carnavales. Febrero.
  • Certamen de bailes populares.
  • Encuentro de Bandas de Músicas. Mediados de agosto.
  • Festival Frigiliana 3 Culturas. Finales de agosto.
  • Día de la Cruz. 3 de mayo.
  • San Sebastián. Patrón. 20 de enero.
  • San Antonio. Patrón. Se celebra el 13 de junio. Feria.
  • Semana Santa. La Semana Santa abre sus celebraciones y pasos procesionales el viernes anterior a la semana de pasión, muerte y resurrección. El resto de procesiones tienen lugar en Jueves Santo, Viernes Santo, y Domingo de Resurrección.

EL DESPRENDIMIENTO DEL PEÑÓN. Frigiliana
                         

PREMIOS:
pueblo más bonito de Andalucía” por Turismo de España.
casco antiguo, declarado conjunto histórico artísticogalardonado con el premio nacional de Embellecimiento. Declarado Bien de Interés Cultural.