martes, 1 de septiembre de 2020

EL ACEBUCHAL, DE PUEBLO FANTASMA A PARAÍSO RURAL

Hay lugares pequeños, que tienen tanta historia y tan increíble, que los hacen grandes.

Pueblos que han llegado a ser considerados como "pueblos fantasmas" o "pueblos perdidos", y que han resurgido de sus escombros gracias al tesón de quienes los habitaron o por la memoria de sus antepasados.


El Acebuchal es uno de esos lugares, situado a 8 km de Frigiliana y a unos 11 km de Cómpeta. Pertenece a éste último, aunque dependen más de Frigiliana, al ser el camino más accesible.

Su origen data del siglo XVII, y se encuentra en una ruta de arrieros entre Málaga y Granada, donde los comerciantes paraban a descansar, ellos y sus animales de carga. Allí comentaban las noticias que ocurrían  en esos otros lugares de los que venían.

Pero la historia que nos conmueve podría comenzar en los años 40, cuando quienes vivían allí lo hacían en las mejores condiciones, rodeados de naturaleza en pleno Parque Natural de Sierra Tejeda, Almijara y Alhama.

Vivían del ganado, de la agricultura, del esparto, del carbón y la leña, que transportaban a otros pueblos cercanos a través de burros y mulos.

Durante la Guerra Civil y la posguerra,  y la aparición de las guerrillas, esas sierras se llenaron de lo que se llamaron "los maquis", rebeldes que se oponían al régimen franquista.

En agosto de 1948, las autoridades de aquella época, sospechosas de que sus 200 vecinos y vecinas ayudaban con viandas y alojamiento a estos rebeldes, y temerosas del avance de la guerrilla en la sierra de Málaga (segundo batallón más importante de la Resistencia), ordenaron a la Guardia Civil que desalojara sus casas en pocos meses (incluso en días), y tuvieron que buscar alojamiento en otros pueblos cercanos, como Cómpeta, Nerja o Frigiliana. El último vecino dejó esta zona en 1949.

Aunque en un principio se les permitió ir y venir a dar de comer a los animales, era difícil mantener dos viviendas, por lo que se llevaban puertas, ventanas y otros materiales para hacer sus casas en esos otros lugares, ya que la mayoría eran campesinos y familias humildes.


El pueblo quedó abandonado, y el paso de los años, la climatología y el poco uso, hizo todo lo demás, y cayeron paredes, techos, el pueblo se convirtió en un pueblo fantasma, de un abandono desolador. 

Pero sus habitantes seguían recordando los paseos por sus calles, los olores a la tierra, a sus huertas, el sonido del arroyo que divide Cómpeta y Frigiliana, el viento de la sierra, y todo eso quedó escrito en diarios que fueron surgiendo por esa añoranza, y esa injusticia que se cometió durante la posguerra.(datos que sirvieron para el libro LA ALDEA DEL ACEBUCHAL,  de Vicky Fernández y Ramón Fernández, editado en 2016).

Hasta que en 1998, cincuenta años después, una de esas descendientes de los antiguos habitantes, Virtudes junto a su marido Antonio "El Zumbo",  tuvieron la oportunidad de comprar una de esas casas en ruinas. El padre de Virtudes, que vivió allí hasta los 7 años, él y sus abuelos, le hablaron tanto de este lugar, que ella se enamoró desde bien temprano. Ella y su familia empezaron a ir por allí para realizar rutas, para andar por esas calles que ya no lo eran, y para que naciera ese gusanillo que no paró hasta adquirir una de esas casas, y donde comenzó todo

Y poco a poco, sin casi medios, sin luz ni saneamiento, con sus manos y las de otros vecinos de la zona, con la misma inquietud y sueños, tomando como modelo fotografías antiguas, fueron reconstruyendo esas casas, hasta que entró la luz y todo fue más fácil. Mucho esfuerzo, mucho dinero de sus bolsillos, muchos sueños cumplidos, y el pueblo renació para convertirse en un lugar ideal para vivir, para pasar unos días, un PARAÍSO RURAL.

Actualmente son casi 10 personas las que viven allí permanentemente, pero hay casi 40 casas rurales a las que acuden personas que quieren descansar y vivir unos días en plena naturaleza.

La gastronomía popular se ha recuperado gracias a esa misma familia que decidió restablecer la vida en el pueblo, los hijos del Antonio y Virtudes, que regentan el Restaurante El Acebuchal,(pinchar en el enlace para teléfonos y forma de llegar) donde hacen su propio pan con masa madre y en horno de leña, que también venden al público. El pan y el aceite que consumen y ponen sobre la mesa, está elaborado por Antonio, que así se llama también, y su hermano.


Cocina del lugar, hecha con productos ecológicos de su huerta, donde abundan también los vinos de Málaga, algo que se agradece, porque Málaga está haciendo vinos muy buenos, y la Axarquía es una de las mejores zonas para llenar nuestras bodegas. También cuentan con algunos vinos de Granada.

Se agradece el interés por recuperar los olores de esos guisos de antaño, de esa cocina que está influenciada por la cultura musulmana tan arraigada en el Sur de España, y que además, se ofrece en un entorno de naturaleza e historia. Es un verdadero lujo que  no podemos dejar pasar, pero que hay que reservar con antelación, ya que suele estar concurrido sobre todo en fines de semana.  

Más información en su facebook, pinchando aquí RESTAURANTE EL ACEBUCHAL. facebook y llamando al teléfono, 951 48 08 08.

Aldea de calles estrechas y empedradas, casas encaladas con ventanas y puertas de colores, adornadas con muchas macetas y flores como geranios, jazmines, entre otras, que le dan un aire tan encantador, y que hace que su paseo sea pura magia y disfrute de todos los sentidos.

Cuando te acercas a la aldea, hay un camino, concretamente una curva, por la que al pasar sientes que de verdad estás en un pueblo fantasma. Las ruedas de los coches, al pasar por esa zona, levantan un polvo que se adhiere a los pinos, a las pareces, y el color es de un gris que da miedo. No se escucha nada, y aparentemente vives esa despoblación,  donde parece que no pasa nadie en años tras un volcán o algo similar. 

Pero al pasar la curva, poco más adelante, el verde de los árboles, y unas casitas blancas con algunos tonos azules de sus ventanas, te descubre un lugar de cuento.

Sin cobertura, pero con mucho atractivo natural que lo hace especial.



Cómo llegar

Dirigirse hacia Frigiliana, pero antes de entrar, toma una carretera que se desvía hacia la derecha.

Continúa por la carretera Torrox-Cómpeta, la MA-9012 y sigue un camino serpenteante hacia arriba, y a unos 2 km, aproximadamente, verás una señal a la derecha, un cartel de madera que pone BAR/RESTAURANTE EN ACEBUCHAL. 

Gira a la derecha y sigue ese camino hasta llegar a un cruce en la parte superior, y a la derecha verás las señales hacia el Acebuchal. Entonces entrarás en un carril y a dos kilómetros aparecerá la aldea.

Entre las rutas que se pueden hacer, está la ruta GR249 Frigiliana-Cómpeta (pinchando aquí accedes a toda la información) de la Gran Senda de Málaga.

Por pertenecer a un Parque Natural, existe una rica variedad de flora y fauna propia de la zona.

Más información en imágenes y vídeos de la zona:

Video de  fotografías de mi visita en agosto de 2020.

Andalucía Directo, cómo se creó el actual Acebuchal. 
Canal de Visita Costa del Sol. De las ruinas al Paraíso.

jueves, 5 de septiembre de 2019

SAYALONGA -Málaga-, PUEBLO BLANCO DE LA AXARQUÍA MALAGUEÑA

A sólo 1 km de distancia del pueblo de Sayalonga, nos recibe el Monumento de la Paz, realizado por el escultor y pintor Placi de Gaona, en 2005 y en recuerdo de las personas que fallecieron durante la guerra Civil.

















Sayalonga es uno de los pueblos blancos de la Axarquía, y se emplaza dentro de la Ruta Mudéjar, destacando por
la belleza de sus calles estrechas, o su singular cementerio. 
La fundación de Sayalonga se le atribuye a los árabes, aunque se sabe que hubo otros asentamientos humanos anteriores, como los romanos. 
El nombre viene de la etimología latina, Saya-longa, que significa "túnica larga".
El trazado urbano es típico árabe, de calles estrechas y casas muy blancas. En este lugar permanecieron casi 900 años, por lo que la huella es importante. Pasear por el pueblo de Sayalonga, es volver a ese pasado árabe; la quietud de sus calles y la blancura de sus casas, destaca por encima de todo.
























Pero el monumento más importante de Sayalonga, y uno de los lugares más llamativos de este pueblo de la Axarquía, es el cementerio, conocido como el Cementerio Redondo.
En realidad su planta es octogonal, que junto a la estructura abovedada de los nichos, y su blancura, le confieren un curioso aspecto.
Es el único cementerio octogonal de España, destaca por su arquitectura popular, y es uno de los monumentos más visitados de la Axarquía.
Según la creencia popular, la construcción de esta manera, es por el deseo de sus habitantes de no ser enterrados dándose la espalda.
Su origen es de 1846, y la inspiración se puede remontar al siglo XII, cuando estaban establecidos los caballeros templarios en ese lugar. Y es blanco de muchas creencias.















 







GASTRONOMÍA:
Calabaza frita

Mermelada de nísperos
CALABAZA FRITA Era un plato bastante afamado por los árabes durante los más de 900 años que estuvieron en la localidad. Y se sigue cocinando como entonces. Estaremos degustando un delicioso manjar que ya tiene su pequeño lugar en la historia. Pinchando en el nombre de la receta, te lleva directamente a cómo preparar esta tradicional receta de Málaga.
MERMELADA DE NÍSPEROS Con la llegada de la primavera, desde abril hasta junio, los nísperos comienzan a dar sus frutos del mismo nombre. Originario del Sudeste de China, llegó a Europa en el siglo XVIII como árbol ornamental. Presente en muchas zonas de la costa mediterránea, su cultivo está muy extendido por todo el levante y sudeste de España y Sayalonga, principal productora de este cultivo. 
Es un fruto  de piel fina y dura, ovalado, de color amarillo anaranjado, más oscuro y dulce cuando más maduro, aunque un poco ácido a la vez. Es aconsejable para la diabetes, para las afecciones hepáticas, intestinales, renales, por su alto porcentaje en agua. Recomendable para el sobrepeso, ya que tiene gran cantidad de agua y fibra. Rico en azúcar, pero bajo en calorías, y como otras muchas frutas, tiene poder antioxidante.
Licor de nísperos
El níspero se puede tomar en helados, postres, batidos, mermeladas, bizcochos, licores. Y combina bien con el plátano y la leche condensada.
Si pinchas en el nombre, te dirige a la receta para hacer en casa esta rica mermelada.
LICOR DE NÍSPEROS 
Receta en el blog de cocina sin miedo, pinchando en el nombre puedes acceder a la receta completa para hacerlo en casa, con ingredientes fáciles de hacer.





ALPANDEIRE -Málaga-, EL PUEBLO DE FRAY LEOPOLDO

El pueblo de Alpandeire está situado en el Valle del Genal, al norte, a los pies de la sierra de Jarastepar a unos 700 metros de altitud.
Un pueblo pequeño, de la Serranía de Ronda, de origen árabe, con muy pocos habitantes, pero muy conocido por ser el pueblo donde nació uno de los santos más populares y venerados de Andalucía, Fray Leopoldo, que se hizo famoso por su desinteresada ayuda a las personas más necesitadas.


Aunque se han encontrado restos arqueológicos por los que se sabe de la presencia humana en los tiempos prehistóricos y romanos, todo apunta a que fueron los árabes quienes fundaron el núcleo urbano en el 711 y que llamaron Andareg.
En los documentos aparece Pandeire, como uno de los primeros puestos que fundaron los musulmanes después de la batalla de Guadalete.
¿Cómo es Alpandeire?

Alpandeire es un pueblo pequeño de poco más de 250 habitantes, rodeado de unos paisajes hermosos con árboles frutales y tierras de labor. 


Es interesante pasear por el entramado de calles estrechas y con flores, con casas de dos plantas donde, en algunas de ellas, se pueden encontrar escudos heráldicos. También se encuentran en muchas de sus calles, azulejos con información de las viejas labores del campo. 



Un paseo que nos lleva a escapar de las prisas de la vida en la ciudad, donde olvidarnos de sirenas, de alarmas, de llamadas de teléfono, y disfrutar de la tranquilidad, del sonido de las aguas de sus fuentes, del maullido de los gatos que toman en sol, o de las charlas de sus hospitalarias gentes, deseosas de contarnos su pasado, o la vida de Fray Leopoldo,  que nació en su pueblo. 


Seguimos el paseo y en un cruce de caminos,  hay una inscripción en un muro que pone  "Bésame aquí", un lugar especial de reencuentros y clásico entre las parejas que lo visitan. 
¿Qué visitar en Alpandeire?

Iglesia de San Antonio de Padua, conocida popularmente como "La Catedral de la Serranía" por sus enormes dimensiones en comparación con el tamaño del municipio y por su antigüedad, ya que según parece fue construida a finales del siglo XVII (de arquitectura barroca) y restaurada en el siglo XVIII.
La iglesia consta de tres naves, una central muy espaciosa y dos laterales. En una de ellas se pueden observar unas pinturas de estilo francés, del siglo XVIII, conocidas como los "Angelitos músicos". 

En el sótano existe un antiguo cementerio y se ha conservado intactos los cuerpos momificados de un matrimonio que participó en la financiación del templo (según la leyenda de la "Tía Florita") y se supone que de unos 300 años de antigüedad. 
Las personas devotas de Fray Leopoldo descubrirán que aún se conserva la pila bautismal en la que fue bautizado.
Hay varias versiones en lo referente a la construcción de esta monumental iglesia en Alpandeire. Una dice que posiblemente extraviaran los planos, y que esta iglesia iba a otro municipio. Pero Alpandeire, a principios del siglo XX tenía 1.180 habitantes, y posiblemente, durante estos siglos, había 3 o cuatro poblados, así es que no era de extrañar que se construyera con estas dimensiones.
Según los mayores, todo el pueblo participó en la construcción de esta iglesia.
 Casa Natal de Fray Leopoldo
Para seguir descubriendo la figura del Santo malagueño beatificado en 2010, se puede visitar su Casa Natal, que como museo, muestra algunas de sus pertenencias, y nos cuenta cómo fue la infancia de este monje capuchino, humilde campesino que nació a mediados del siglo XIX en este pequeño pueblo andaluz.
Foto sacada de internet

Muy cerca está la estatua de bronce que el pueblo ha dedicado a su figura y a la memoria de este malagueño universal.
Igualmente, en el Mirador de Fray Leopoldo, también hay otra estatua con un niño. En este lugar se pueden disfrutar unas vistas panorámicas espectaculares.

Su lema, tan vigente en estos tiempos, en que pretendemos salvar al planeta: 
"Mientras los humanos no tengamos compasión con el resto de los seres vivos, no la tendremos entre nosotros".
Otros Monumentos y sitios que visitar:
El antiguo Pósito que data del siglo XVII, situado en el centro de Alpandeire y que en la actualidad es un centro cultural. Los dólmenes de Encinas Borrachas, y Montero y el monolito de Fernando VII.
Restaurante Bodeguita Cueva de la Higuera: 

Un lugar con mucho encanto. Una familia que cambió un coche por una aceitera. Se instaló en este pueblo y abrió este restaurante con encanto.

Se encuentra bajo tierra, con una roca (chiscarra) de cuarzo y barro fosilizado.

Los productos que se utilizan suelen ser de la tierra, del entorno como carnes de caza, cerdos ibéricos, castañas, almendras, nueces, quesos, aceites...
La carrillada ibérica con castañas, guiso tradicionales de toda la vida, con hierbas del monte.
En cada mesa hay un pequeño museo, con presentes de las gentes del pueblo, y que han querido mostrar de esa manera, como agradecimiento y homenaje. Son todas diferentes.
¿Cómo llegar hasta Alpandeire?
Alpandeire se encuentra a 120 km. de Málaga capital, en el centro de la comarca de la Serranía de Ronda.
Lo mejor es ir en coche,  y tendrás que tomar la A-357 y una vez pasado Ardales, continuar por el desvío hacia la A-367 y por último, tomar la carretera MA-515 que lleva hasta Alpandeire.
Población: En 2018 habían censados  252 habitantes.
Gentilicio: panditos
Fiestas populares
  • Fiesta del Huerto. Es la fiesta más antigua de este municipio. Se celebra el Domingo de Resurección. La imagen se saca en procesión junto con otras, pero esta es la única que se salvó de la quema durante la Guerra Civil Española. En esta fiesta se eligen a los mayordomos, y termina a las 17 h, cuando la virgen sale de la iglesia hasta la plaza a recoger al Niño.
  • Fiestas Patronales de San Roque: Se celebran a mediados del mes de agosto, coincidiendo con el 16 de agosto. Es el patrón del pueblo, y por eso se viven con bastante intensidad. El santo sale en procesión por las calles y en la plaza principal se celebra una verbena. Durante estos días se realizan actividades culturales, lúdicas y deportivas.
  • Fiestas de Fray Leopoldo. El 24 de junio se realizan actos religiosos y lúdicos para  homenajear a fray Leopoldo, que coincide con la fecha en que nació Francisco Tomás Márquez Sánchez, en 1864.
Si se puede, visitad Alpandeire, así como los pueblos de la Serranía de Ronda, en el mes de la castaña. Cuando las castañas están maduras, y se recogen, las hojas de los árboles, que son caducas, se vuelven de distintos colores antes de caerse del todo. Rojos, verdes, amarillos, dorados... toda una gama de colores que con el sol, se vuelven más intensos y espectaculares.
Bosques casi de cuento, donde solo se puede escuchar, el ruido de las hojas al crujir, o cuando caen de los árboles. El viento a través de las ramas, o la lluvia cayendo. 




 Rutas para hacer en Alpandeire:
  • Ruta de Fray Leopoldo. Esta ruta lleva a la persona que se decida realizarla, del Valle del Guadiaro al del Genal, desde el río Guadiaro a la Sierra de Jarastepar. Dura unas 5 horas y consta de 12 km de exuberante naturaleza, terrenos abruptos y pueblos típicamente serranos. Es un auténtico disfrute en todos los sentidos Coincide con el camino que el beato hacía desde la estación de tren de Jimera de Líbar, a donde llegaba desde Granada,  hasta su pueblo. Jimera de Líbar, Atajate y Alpandeire. Si pinchas en este enlace, ruta, encontrarás toda la información ubicada en la página Gran Senda de Málaga
  • Sendero del Quejiguillo. Parte de la zona baja del casco urbano de Alpandeire, a la espalda de la plaza donde se sitúa la estatua de Fray Leopoldo, y discurre en un primer tramo por olivares hasta adentrarse en un frondoso bosque de alcornoques y encinas. El arroyo de las Alfaguaras es el punto y final del sendero del Quejiguillo, desde donde se debe emprender la vuelta hasta Alpandeire aunque, para aquellos senderistas que deseen realizar rutas más exigentes, el camino sigue hasta conectar con la pista terriza de Las Amarillas, desde donde se pueden continuar varios itinerarios circulares de mayor distancia y dificultad.
  • Sendero de los Huertos. Es un recorrido circular donde podemos encontrar árboles frutales, castaños  y un gran número de huertos. Va desde Alpandeire hasta Los Huertos, y vuelta. Son 4 km. de distancia, y una dificultad media-baja, y se puede hacer en dos horas aproximadamente. Pinchando sobre el nombre del sendero, te lleva a un enlace donde ver el recorrido.
  • Otras rutas son el sendero de Pospitar y el sendero lineal del Peñoncillo.
Alojamientos
  • Casa Grande de Alpandeire (ubicada en la calle Barranco). Este establecimiento es único, encantador, siendo un edificio reformado del siglo XVII, que desde entonces desafía el paso del tiempo
  • Casa Rural Cruz Chiquita De estilo rústico, reformada a principios de 2010 y situada en el centro del pueblo. En este enlace puedes ver más información de la Casa Rural.
  • Casa Rural El Castillejo. Se encuentra aislada en plena naturaleza a 350 metros del casco urbano y a 16 km de Ronda. En este enlace, más información. 
Gastronomía: La gastronomía de Alpandeire está muy ligada a la tierra, y a la estacionalidad. Durante la primavera se pueden disfrutar guisos con hierbas silvestres como las tagarninas, collejas, hinojos o espárragos trigueros. Y durante todo el año, ollas serranas, potajes de garbanzo, guisos con conejos, y platos de carnes.
En cuanto a la repostería, se utiliza los aceites de oliva, canela, matalaúga, ajonjolí, almendras y nueces.
Platos: Conejo al ajillo, gazpacho caliente, cordero en salsa de tomate, flores con miel, borrachuelos, pestiños y rosquillos.

Más datos y videos sobre Alpandeire.