miércoles, 21 de noviembre de 2018

MUSEO IFERGAN. Un viaje a través del tiempo. MÁLAGA

Recipientes votivos (terracota) para contener líquidos ofrecidos a los dioses (miel, aceite, vino). Valle del Indo.3000 a.C.
Hoy visitamos  la colección Ifergan, una colección de más de 300 piezas arqueológicas de gran valor histórico que pertenecen a las principales culturas de la Antigüedad: Mesopotamia, Canaán, Egipto, Grecia, Roma, Reino de Saba, Valle del Indo, Persia, Bizancio e Islam.

foto sacada de internet. Europapress
Inaugurado en abril de 2018 por el Alcalde de Málaga, D. Francisco de la Torre, la colección privada de Arqueología más importante del mundo, impulsada por D. Vicente Fernández Ifergan, que acoge, entre otras "extraordinarias piezas", el mayor legado arqueológico de la civilización fenicia. 


Este espacio se puede disfrutar con el sentido del oído y del tacto, ya que tiene expuestas piezas que se pueden tocar, cuando en otros museos no existe esta posibilidad. Sentir la historia en tus propias manos es una experiencia única, como es esta urna funeraria romana de mármol, del siglo I d.C., que los romanos utilizaban para recoger las cenizas de sus difuntos. Ésta, en concreto, fue utilizada dos veces, ya que se aprecia que la escritura ha sido borrada para volver a escribir sobre ella.
figura que apareció entre las redes
 de unos pescadores
"Si miras a los ojos de la cabeza de la momia, una maldición o maleficio reacaerá sobre tí" (leyenda).
Una de sus joyas, una auténtica momia egipcia (cabeza) de la XVIII dinastía, que por respeto y sensibilidad se encuentra tapada con una tela negra, en una urna de cristal. Quienes deseen ver a "Néfer", tendrán que comunicarlo al personal del museo. Entregada por el gobierno egipcio al Dr. Christian Fenger, en 1877, por su labor con los niños y niñas egipcias, a quienes curó de múltiples infecciones oculares. Impresiona, como es lógico, pero sobre todo por la historia que encierra, por lo bien conservada que está, y porque estamos ante una pieza casi única en Europa, ya que se supone que hay otra más, pero yo aún no he averigüado dónde se encuentra.

Y como colofón, la Sala Malaka, que es única en su género, donde se encuentran más de 100 figuras votivas de terracota, esculturas fenicias (escultura de personas que existieron en la realidad), de los siglos VIII-IV a.C., que los fenicios de Tiro intentaron salvar del asedio de Alejandro Magno en el año 332 a.C., y que se supone que partieron hacia Malaka, pero naufragaron a sólo diez km, frente al Líbano y unos 2.500 años después, unos pescadores encontraron bajo las aguas. Estas figuras son una representación  de ellos mismos, de los habitantes de Tiro, depositadas en sus templos para que los dioses les protegieran.                                                                    

Una historia que podrán descubrir y vivir, de manera amena, con un pequeño video explicativo, que les transportará a la odisea vivida hasta que llegó aquí, a Malaka, según cuenta la leyenda. Aunque no haya nada escrito al respecto, y no se pueda confirmar, tampoco hay nada que pueda echar por tierra esta teoría. Así es que, basándonos en la suposición, entendemos que venían hacia aquí, y aquí están de nuevo.


Cada cultura está bien separada por vitrinas y explicada con paneles informativos. Hay diez vitrinas, que albergan piezas de la vida y costumbres de la cultura en concreto, dándonos una visión muy real de cómo se vivía en aquel tiempo y en aquel lugar. D. Vicente ha estado varios años estudiando, investigando y recopilando datos para conocer mejor nuestra historia, y sobre todo la civilización fenicia, por lo que le ha llevado 30 años de su vida,  la recopilación de las piezas votivas, para que estén juntas, como aquel primer viaje, que llegaron a completar 2.500 años después.
Pero la momia y estas figuras votivas no son las únicas joyas de esta colección privada, quizá una de las más importantes y valiosas del mundo.
Aquí se pueden encontrar tablillas de escritura cuneiforme de 6.000 años de antigüedad, que muestran los orígenes de la escritura en la Humanidad; o la tapa de un sarcófago egipcio de 323-30 a.C., auténtico, de mucho colorido y muy bien conservada.  O en la vitrina de Egipto, donde se encuentran algunas estatuillas de dioses en bronce, piedra, lapislazuli, que son de gran belleza.
Figuras como una diosa con un niño en brazos, maternidad de terracota del 1.650 a.C, que nos muestra cómo la "imagen de la Virgen" ya estaba presente mucho antes del cristianismo.

















 La jábega malagueña, unos miles de años antes.















































EL REINO DE SABA
¿Quién fue la reina de Saba?
Aparentemente el Reino de Saba era de sociedad matriarcal, en la que el poder político pasaba de madres a hijas. Makeda era el nombre de la célebre Reina de Saba, que visitó al Rey Salomón, en Jerusalem, con quien parece ser que tuvo un romance y quien le entregó, según el Corán, 4.5 toneladas de oro. Personaje legendario, uno de los más importantes del antiguo Testamento. (información obtenida, en parte, del panel del museo).

"El rey Salomón le dio a la Reina de Saba, todo lo que se le antojó pedirle, además, de lo que él, en su magnanimidad, ya le había regalado. Después de eso, la reina regresó a su país con todos los que la atendían". (1 Reyes 10-1-13). De camino a su tierra, Saba, dio a luz a su hijo Menelik, que más tarde visitó a su padre, Salomón, y éste intentó en vano convencerlo de que se quedara con él como su heredero.
Tras su negativa y partida hacia la tierra de Saba, Salomón envía con él a los hijos primogénitos de los ancianos de Israel, junto al Arca de la Alianza.

¿y en algún museo has visto piezas de este reino, y alusivas a esta reina? Pues aquí, en este museo, podrás admirarlas.




Abierto de lunes a domingo, en el Centro de Málaga, de 10 a 19 horas, incluso en días festivos.
La entrada son 6 euros, aunque hay precios para personas jubiladas o menores de edad, y también para grupos.
Se encuentra en la calle SEbastián Souvirón nº 9, 29005 Málaga.
Teléfono 951937341
Más información en la web oficial del museo, pinchando aquí



VISTA: con la contemplación de estas maravillosas e impresionantes piezas
OÍDO: la música que armoniza la visita 
TACTO: Posibilidad de palpar dos piezas a la entrada del museo
OLFATO Y GUSTO: Y como el sueño de Vicente Jiménez era disfrutar de la historia con los 5 sentidos, el complejo Jerusalem, donde se ubica este museo, también cuenta con el Snack Jerusalem, un lugar donde disfrutar de sabores exclusivos sefarditas, que mezcla la gastronomía cristiana, judía e islámica. Adentrándote en la cocina de Snack Jerusalem, y el olfato es el primer sentido presente nada más cruzar la puerta. Próximamente más información de este lugar, en el blog COCINA SIN MIEDO

No hay comentarios: